Mensaje y Significado 2018-02-19T08:26:32+00:00

Mensaje y Significado

Iglesia de San Alfonso María de Ligorio

Devoción

Según la tradición al confiar en el Icono de los Redentoristas (1866), el Papa Pío IX expresó el deseo de darlo a conocer en todo el mundo. Desde entonces, la devoción a Nuestra Señora del Alivio Perpetuo se ha extendido al mundo y se ha vuelto universal. Miles de copias de la pintura se han extendido por todo el mundo. La difusión de la devoción ha contribuido considerablemente a Novena Perpetua, nacida en 1927 en St. Louis (EE. UU.).
Esta Novena es conocida por su nombre perpetuo porque se celebra en un día fijo (generalmente los miércoles) de todas las semanas del año. Durante la recitación de la novena, los fieles presentan a la Virgen no solo sus oraciones tradicionales: la súplica de Romana, sino también sus cartas con súplicas y acción de gracias, acompañadas de invocaciones a la comunidad y meditación sobre la vida espiritual.
La fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se celebra el 27 de junio.
Espiritualidad

La Madre de Dios está pintada en la posición frontal con un busto y sostiene al Niño con su mano izquierda, mientras que la derecha lo indica y le da la ayuda. De hecho, a través de la conciencia de su destino de dolor, pasión y muerte, a través de la visión de los instrumentos mostrados por los Arcángeles Miguel y Gabriel, toma ambas manos con la Madre, con un gesto humano en el que nos muestra su total inmersión en nuestra humanidad, debilidad y miedo. El símbolo del miedo está representado por la sandalia del pie izquierdo. Recordamos que en las representaciones de las escuelas griegas se cita a menudo la siguiente cita: “El que primero hizo la proclamación a la Virgen ahora indica los símbolos de la Pasión: Cristo vestido con un cuerpo mortal, temeroso del destino, teme ver estas cosas. »El Niño está envuelto en un manto rojo cubierto con rayos dorados para indicar que Él es la Sabiduría (dorada) eterna (roja). Trae la túnica de agua verde que alude al Espíritu Santo que le daría a los que serían salvado al precio de su pasión, es decir, el color de la banda que cede su pecho. En el nimbo (halo) crucifijo están escritas las iniciales griegas del nombre que Dios le dio a Hreb: “Yo soy el que soy”.

La iconografía

Los íconos marianos nunca muestran su cabello, símbolo de las virtudes y bellezas de la mujer, y están velados para indicar la membresía total de Dios. La Virgen lleva una gorra de velo verde-azul, que simboliza la humanidad divina, así como la túnica. El color del manto se obtiene por la mezcla de color marrón, que significa humildad y ocultación, y el amor simbolizando el rojo. La cabeza muy cubierta alude a su sumisión total a la voluntad del Padre. El borde dorado que adorna su manto significa su dignidad regia a la cual Dios la ha levantado convirtiéndola en Madre de su único Hijo. El manto con el interior forrado de rojo encendido indica que usted es el asiento de la Sabiduría, pero también le recuerda el martirio de su corazón y su pasión. El arco formado por los pliegues del manto cuando se dibuja bajo la figura del Niño apunta al cielo que viene a la tierra. Las tres estrellas dibujadas en la cabeza y los hombros de la Madre de Dios simbolizan su virginidad antes (arriba), durante (hombro derecho) y después del parto (hombro izquierdo). En este caso, el Niño está en la estrella después de dar a luz para indicar que ya es un niño. El borde rojo del icono representa la Sangre de Cristo derramada por todos los hombres. También notamos que este tipo de representación es designada por los rusos como “Nuestra Señora de la Pasión”, el tema está inspirado en la profecía de Simeón, según la cual la espada del dolor atravesará el corazón de la Madre.
En el icono de Santa María del Alivio Perpetuo, podemos contemplar, como en un espejo, el modelo perfecto de la mirada misericordiosa del Padre celestial al Hijo, consciente del peligro y el mal que habría enfrentado y de la incapacidad de vencerlo solo.

27 de junio
BEATA VERGINE MARIA
DE LA SOCIEDAD PERPETUA
Solo la fiesta

La Santísima Virgen María, Madre de Dios, participa íntimamente en la economía de la salvación, especialmente en el misterio de la redención de Cristo, cooperando con el Hijo en la salvación de los hombres. Como resultado, es para toda la Madre del Alivio Perpetuo.
Una imagen bajo este título, según una antigua tradición, fue llevada a Roma desde la isla de Creta hacia el final del siglo XV y colocada en la iglesia de San Mateo en Via Merulanadurante el pontificado de Alejandro VI. Allí fue adorado por los fieles durante aproximadamente tres siglos. Después de eso, destruyó la iglesia bajo el gobierno napoleónico, ese ícono desapareció: hasta que, hallado providencialmente en 1866, fue confiado a los Redentoristas que, en interés del Sumo Pontífice Pío IX, lo confiaron al culto público en la Iglesia del El Santísimo Redentor se dedicó al santo Alfonso.
Desde entonces, el culto de esta imagen milagrosa siempre ha estado creciendo entre los fieles, y ahora está ampliamente extendido en todo el mundo.

INYECCIÓN ANTIFONE
Bienvenido, oh Madre de Dios, bajo tu manto,
a salvo de cualquier peligro.
Tú eres nuestro refugio, tú eres nuestra esperanza.
Añicos, deja de lado los asaltos
de aquellos que quieren nuestro daño por nuestros pecados.
Conduciendo hacia el puerto de salvación, o Beatissima.
Liturgia siria

Glory se dice.

COLECCIÓN
Señor Jesucristo, a quien diste por tu madre,
siempre listos para ayudarnos, tu propia Madre María
(de la cual observamos la imagen milagrosa),
haz eso, implorando asiduamente su ayuda materna,
Merecemos disfrutar para siempre el fruto de tu redención.
Tú eres Dios, y vives y reinas con Dios el Padre,
en la unidad del Espíritu Santo,
para todas las edades de siglos.

PRIMERA LECTURA
Seré enemistad entre ti y la mujer.

Del libro de Génesis
3, 9-15. 20

Después de que Adán comió el árbol, el Señor Dios llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?” Él respondió: “Escuché tu paso en el jardín: tenía miedo, porque estoy desnudo, y me estoy escondiendo”.
Él respondió: “¿Quién te dijo que estabas desnudo? ¿Comiste el árbol que te mandé que no comieras?”
El hombre respondió: “La mujer que me pusiste a mi lado me dio el árbol y yo lo comí”. El Señor Dios le dijo a la mujer: “¿Qué has hecho?” La mujer respondió: “La serpiente me ha engañado y he comido”.
Entonces el Señor Dios le dijo a la serpiente:
“Porque hiciste esto,
maldito sea sobre todo el ganado
y más que todas las bestias salvajes;
caminarás sobre tu vientre y comerás polvo
para todos los días de tu vida
Pondré enemistad entre ti y la mujer,
entre tu raza y su linaje:
esto aplastará tu cabeza
y pondrás el talón. ”
El hombre llamó a su esposa Eva, porque ella era la madre de todos los vivos.

Espada de Dios.

SALMÓN RESPONSABLE
del Salmo 70

En mi angustia, ayúdame, Señor.

En mi refugio, oh Señor,
que no debería confundirme para siempre
Libérame, defiéndeme por tu justicia,
escúchame y escúchame R.

Sé para mí acantilado de defensa,
bastión inaccesible,
porque tú eres mi refugio y mi fortaleza. R.

Dios mío, sálvame de las manos del ejemplo,
eres mi esperanza,
mi confianza desde mi juventud. R.

Oh Dios, no te alejes:
Dios mío, ven pronto en mi ayuda. R.

Donde la celebración se celebra como SOLENNITY, se proclama la segunda lectura

SEGUNDA LECTURA
Había una gran señal en el cielo.

Del libro del Apocalipsis de San Juan Apóstol
12, 1-6.10

Una magnífica señal apareció en el cielo: una mujer vestida al sol, con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona con doce estrellas. Estaba embarazada y gritaba por el dolor y el parto.
Entonces apareció otra señal en el cielo: un enorme dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos y siete cabezas de tiara; su cola arrastró un tercio de las estrellas del cielo y se estrelló en el suelo.
El dragón se paró frente a la mujer que estaba a punto de dar a luz para devorar al bebé recién nacido. Ella dio a luz a un hijo varón, destinado a gobernar a todas las naciones con cetro de hierro, y el hijo fue inmediatamente secuestrado a Dios y a su trono. En cambio, la mujer huyó al desierto, donde Dios la había preparado para un refugio por haber sido alimentada durante ciento sesenta y seis días.
Entonces oí una gran voz en el cielo que decía:
“Ahora está hecho
la salvación, la fortaleza y el reino de nuestro Dios y el poder de su Cristo,
porque el acusador de nuestros hermanos ha caído,
el que los acusó de nuestro Dios día y noche. ”

Espada de Dios.

CANCIÓN AL EVANGELIO
Jn 19, 25

1. Aleluya, aleluya.
Cerca de su cruz, Jesús era su madre.
Y Jesús dijo al discípulo: He ahí tu madre.
1. Aleluya.

EVANGELIO
¡Aquí está tu hijo! ¡Aquí está tu madre!

Del evangelio según Juan
19, 25-27

En ese momento, se pararon cerca de la cruz de Jesús, su madre, la hermana de su madre, María de Cleofa y María de Magdala.
Jesús entonces, al ver a su madre y junto a ella, el discípulo que amaba, le dijo a su madre: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”.
Luego le dijo al discípulo: “¡Aquí está tu madre!”
Y a partir de ese momento, el discípulo la llevó a su casa.

Palabra del Señor

LA ORACIÓN DE LOS FEDELI

Volvamos al Señor nuestras súplicas, confiándolas a la intercesión de María, Madre de la Asistencia Perpetua.

1. R. Por la intercesión de María en busca de ayuda, Señor.

– Para la Iglesia, porque, en el ejemplo de María, sabe cómo trabajar para todos los niños que están dispersos en el mundo, generándolos en la fe y reuniéndolos en unidad, ore. R.
– Para todos los cristianos, por qué, como María, buscan ante todo la voluntad de Dios y experimentan su protección en el momento del juicio, oramos. R.
– Por nuestros hermanos que sufren a causa del Evangelio, porque con la ayuda de la Virgen María, pueden reunir en alegría lo que han sembrado con paciencia y amor, oren. R.
– Para los enfermos, las personas soleadas y enojadas, para que María encuentre ayuda y consuelo en traer la cruz del sufrimiento sin caer en la esperanza, rezamos. R.
– Para todos nosotros, porque, conscientes de nuestra dignidad como hijos de la luz, vivimos como María al servicio de la gracia, ofreciendo oración y vida con un culto en espíritu y verdad, oren. R.

Extiende, Señor, tu misericordiosa mano sobre tu pueblo a quien amas; escucha en nuestro favor la voz de aquellos que te obedecieron con fe libre y que exaltaste sobre toda criatura. Para Cristo nuestro Señor Amén.

LAS OFERTAS
Por tu clemencia, oh Señor,
y por la intercesión de la Santísima Virgen y la Madre María,
dale esta oferta a nuestra prosperidad y nuestra paz
en la vida presente y futura.
Para Cristo nuestro Señor

PREFACIO
María modelo y madre de la Iglesia.

1. El Señor esté contigo
2. R. Y con tu espíritu.
3. V. Nuestros corazones.
4. Están dirigidos al Señor.
5. Démosle gracias al Señor nuestro Dios.
6. Es una buena y justa cosa.

es realmente correcto agradecerte, *
es genial exaltar tu nombre, *
Santo Padre, * Dios todopoderoso y eterno. **
Te alabamos, te bendecimos, *
te glorificamos, *
en la fiesta de la Santísima Virgen María. **
En el anuncio del ángel, dio la bienvenida a tu verbo en tu corazón inmaculado *
y merecía concebirlo en el útero virginal; *
convirtiéndose en la madre de su Creador,
marcó los comienzos de la Iglesia. **
Al pie de la cruz, *
por la voluntad de tu Hijo,
extendió su maternidad a todos los hombres, *
generado por la muerte de Cristo
por una vida que nunca terminará **
Imagen y modelo de la iglesia de oración, *

se unió a la oración de los Apóstoles *
esperando el Espíritu Santo **
Contratado para la gloria del cielo, *
acompañar a la Iglesia con el amor maternal *
y la protege en el camino a su tierra natal,
hasta el glorioso día del Señor **
Y nosotros, *
unido con ángeles y santos, *
cantamos con alegría * el himno de tu alabanza: **

Santo, Santo, Santo, Señor Dios del universo.
Los cielos y la tierra están llenos de tu gloria.
Salve en los cielos altos.
Bienaventurado el que viene en el nombre del Señor.
Salve en los cielos altos.

ANTIFON A LA COMUNIÓN Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.

DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Él nos rescata, Señor, con su santa intercesión
la Inmaculada y Siempre Virgen María, Tu Madre,
para que pueda ser lleno de gracia
y libre de todos los peligros,
vivimos juntos en paz
Tú que vives y reinas por siempre jamás.
27 de junio
HERMOSA VERGINE MARIA DE PERPETUO SOCCORSO
Liturgia de las horas

Oficina de Letras
Invitatorio
Hormiga. Santa María, Virgen Madre de Dios y Madre del Perpetuo Socorro, intercede por nosotros.
Salmo invitando como en el Ordinario

Himno

Desde tu trono celestial,
Mary, vuélvete a nosotros
lástima tus ojos
por una vez.

Y si lamentamos el núcleo
entonces no sientes,
si somos felices
que ya no me miras

Él se regodea y golpea
Estamos con tu Señor;
apunta a su hermoso núcleo
con nosotros engañando es.

Pero si quieres dejarlo,
solo tu palabra,
hermosa María, solo tú
puedes perdonarnos

Oh nuestra querida madre,
si quieres salvarnos, dile
solo que somos tus hijos,
que Él tendrá piedad de él.

Por tantas fallas, es verdad
ya no somos dignos de nosotros
para ser más tus hijos,
pero todavía eres madre.

Abre ese lindo manto,
donde sin miedo
starem, si con amor
Madre, te damos la bienvenida.

Oh dulce y querida madre,
escucha quién te llama,
salva, oh María, quien soy,
y así que confía en ti.
(S. Alfonso)

Primera lectura

De la carta a los Colosenses de San Pablo Apóstol 1, 12-23

Por medio de Cristo, el Padre ha reconciliado todas las cosas consigo mismo

Hermanos, gracias agradecidos al Padre que nos ha permitido participar en el destino de los santos a la luz. De hecho, él nos ha liberado del poder de las tinieblas y nos ha movido al reino de su amado Hijo, por medio del cual tenemos redención, remisión de pecados. Él es la imagen del Dios invisible, creado antes de cada criatura; porque a través de él todas las cosas han sido creadas, aquellas en los cielos y aquellas en la tierra, aquellas visibles e invisibles: Troncos, Dominios, Principales y Pociones. Todas las cosas fueron creadas a través de él y en vista de él. Él es antes de todas las cosas y todas ellas existen en él. Él es también la cabeza del cuerpo, es decir, de la Iglesia; el principio, el primogénito de aquellos que resucitan de entre los muertos, para obtener la primacía sobre todas las cosas. Porque agradó a Dios hacer que toda la abundancia more en él, y por medio de él reconciliar todas las cosas con él, al ceder a la sangre de su cruz, es decir, a través de él, las cosas que están en la tierra y los que están en el cielo.
Y tú, una vez extraños y enemigos con la mente de las obras malvadas que hiciste, ahora él te ha reconciliado por la muerte de su cuerpo de carne, para presentarte santo, inmaculado e irreprochable para él: siempre que permanezcas bien cimentado y aguante ayune en la fe, y no la deje alejarse de la esperanza prometida en el evangelio que ha escuchado, que ha sido proclamada a toda criatura bajo el cielo.

Responsory See Gal. 4: 4-5; Efesios 2: 4; Rm 8.3

1. R) He aquí, ha llegado el cumplimiento de los tiempos, en que Dios envió a su Hijo a la tierra, nacido de la virgen nacida bajo la ley: * para redimir a los que estaban bajo la ley.
2. V) Con el gran amor con que el Señor nos amó, envió a su Hijo a una carne similar a la del pecado.
3. R) para redimir a aquellos que estaban bajo la ley.

Segunda lectura

De las “Glorias de María” de San Alfonso María de Ligorio, obispo
(Obras ascéticas, volumen VI, Las glorias de María, I, IV, par 1, Roma 1936, 132-142 passim)

Solíamos ser niños exiliados de Eva

Pobre para nosotros, siendo hijos de la desdichada Eva, y por lo tanto, con Dios de su propio castigo culpable y condenado, vamos a este valle de lágrimas, exiliado de nuestra patria, llorando afligido por tanto dolor en el cuerpo y en el espíritu! ¡Bendita es la que entre estas miserias a menudo recurre al consolador del mundo, al refugio de los malvados, a la gran Madre de Dios, y el devoto la llama y ora!
La Santa Iglesia nos enseña a nuestros hijos con la mayor atención y confianza que necesitamos para hacer un uso continuo de este nuestro amoroso protector, ordenando que su adoración sea especial para ella. Esto es para que María nos busque, para ser siempre invocada y exigida, no para mendigar estos obsequios y honores, que ya son demasiado débiles para su mérito, sino para que, en el aumento de nuestra confianza y adivinación, podamos ayudar y consuelanos
Ella no puede estar en desacuerdo con el uso de la misericordia de Dios, porque el Señor está dispuesto a levantar a aquellos que le piden ayuda, siendo demasiado fieles a la promesa que nos ha hecho; pida y obtendrá; entonces María, cuando es invocada, inmediatamente se prepara para ayudar a los que oran.

Ni la multitud de nuestros pecados debería disminuir la confianza de ser abrumados por María cuando la recostamos a sus pies. Ella es la madre de la misericordia, y la misericordia no encuentra lugar si no encuentra cosas miserables que plantear. De hecho, esta Madre no desprecia al pecador, como una buena madre, su hijo desnudo. Por esta razón, ella era una madre de misericordia. Porque donde no hay miseria, no hay piedad.
Hay tanta compasión que tiene esta buena Madre para nosotros, y tanto es el amor que nos trae, que no espera que nuestras oraciones nos ayuden. Sant’Anselmo aplica a María a las palabras de la Sabiduría y dice que está ayudando a quienes desean su protección. Con esto debemos entender que ella debe muchas gracias de Dios antes de orar por ella. Dice Riccardo di San Vittore: Tus pechos están tan llenos de misericordia, que solo conoces la miseria de alguien, aún de leche misericordiosa. Tampoco puedes conocer la miseria y no ayudar.
Y si alguna vez hubiera alguna duda de que María no sería ayudada por ella, Inocencio III también lo rescató: ¿Quién, o quién bendijo, está usando tu gran patronazgo y te ha dejado abandonado? No, este caso nunca sucedió o nunca sucederá. Lo mismo dice el bendito Eutichian.
Dígale a cada uno, por lo tanto, con gran confianza, invocando a esta Madre de la Misericordia, como le dijo San Agustín: Recuerda, o una dama muy piadosa, que nunca la ha entendido, ya que era el mundo el que alguien te ha abandonado. Entonces, perdóname, si te digo que no quiero ser el primer desgraciado, que al usarte debes ser abandonado por ti.

Responsorio

1. R) Bendita seas, Santa Virgen María, digna de toda alabanza: * De ti nace el sol de justicia, Cristo salvador.
2. V) Celebramos su fiesta con alegría, Virgen María;
3. R) Has nacido del sol de la justicia, Cristo salvador.

Himno Te Deum como en Ordinario

Oración

Señor Jesucristo, a quien has dado por tu madre, siempre dispuesto a ayudarnos, a tu propia Madre María, por quien veneramos la imagen milagrosa, hacemos eso, implorando asiduamente su ayuda materna, nos merecemos disfrutar para siempre el fruto de tu redención . Tú eres Dios, y vives y reinas con Dios el Padre, en la unidad del Espíritu Santo, para todas las edades y edades.

Trajes de la mañana

Himno

Alabado, o valles, o montañas,
prados, hierbas, ríos y manantiales,
la Verginela más hermosa,
lo que hizo el Creador

Ruscelletti, murmurando
y te deseo cantar
a tu gran reina
incluso tú en hadas.

Di también: O Virgen,
o María, ¡qué hermosa eres!
Ser alabado y bendecido
ese gran Dios que te creó.

Estás solo por amor,
qué arde tu hermoso núcleo:
y seis lunas brillando
de la pureza celestial

Eres rosa, lirio y flor,
que para todos los olores.
No tienes manchas ni defectos
todo lo que te sorprende eres tú.

Lo que te hace más bienvenido
a ese dios que es tu vida
es verte tan hermosa
y tan lleno de humildad.

Querido Dios, hermosa María,
dulce para nosotros, clemente y piadoso,
porque ¿cuál es tu hermoso Hijo?
tienes compasión de nosotros
(S. Alfonso)

O:

Vocáta dulci nómine
fons iúgos adiutórii,
María, nobis iúgiter
succúrre mater fíliis.

Suculento, y así sucesivamente
viam salútis prósequi:
firma labán, ádmove
haeréntibus calcária.

Succursare, come quod ímminet
discrímen ipsi córpori:
aegris, egénis, fléntibus
opem ministro pròvidam.

Siguiente tándem fíliis
cum death colluctántibus:
fac certa sit victoria
certúmque caeli práemium.

Iesu, tibi sienta gloria,
aquí natus es de Vírgine,
cum Patre et almo Spíritu,
en un manguito sempiter Amén.

Hormiga. a Ben. Reina del mundo, Inmaculada María, quien creó a Cristo el Señor, salvador de todos, intercede por nuestra paz y salvación.

Oración

Señor Jesucristo, a quien has dado por tu madre, siempre dispuesto a ayudarnos, a tu propia Madre María, por quien veneramos la imagen milagrosa, hacemos eso, implorando asiduamente su ayuda materna, nos merecemos disfrutar para siempre el fruto de tu redención . Tú eres Dios, y vives y reinas con Dios el Padre, en la unidad del Espíritu Santo, para todas las edades y edades.

Vísperas

Himno

Oh mi bella esperanza,
dulce mi amor, María,
Eres mi vida,
mi paz eres tú

Cuando te llamo, o pienso
para ti, María, siento
muy contenta y contenta
quien me secuestra

Si alguna vez pensaste que te acosaban
viene a turbar la mente,
ella huye a lo que siente
tu nombre está llamando.

En la luna de este mundo
usted es el amigo estrella,
que tu puedes el barco
de mi rescate.

Debajo de tu hermoso manto,
mi querida señora,
yo vivo, quiero y todavía
Espero morir un día.

¿Qué pasa si me toca en la tristeza
termina mi vida
amarte, María,
Todavía toco el cielo.

Estira tus cadenas
y engulle el núcleo,
como prisionero de amor
fiel para ti

Así que mi cor, Mary,
es tuyo, ya no es mío;
tómalo y dáselo a Dios,
que ya no lo quiero
(S. Alfonso)

O:

Imagen de O Dei Matris Rádians,
Créticae quondam veneráta genti,
gran nunc Romae decus, Esquilíni
gloria collis.

Díxeras, Virgo: “Mea sistat icon
inter et templum, que está en Urbe legi
maius, et quae sunt Laterána tecta
sacra Ioánni “.

Como en Alfonsi, Pia Mater, aedem
spont venísti, míseris ut esses
perpi Adiútrix: ita te locútam,
manzana, docemur.

Nec temen soli pópulo Quirítum
prompta succúrris: simul univérso
súbvenis orbi, tu quem repl
dulcis imágo.

Quos enim nipple malware malicioso
urget, hoc umbrian récreas medéla;
quidquid oramus, tu lassa numquam
dextra minster

Laus sit aetérnae Triad, mi parcela
quae dedit nobis ádeo benígnam,
nomen ut vervet sit adorado por Matris
usque iuvántis. Amén.

Hormiga. Confiamos en su protección, Santa Madre de Dios; No desprecies nuestras oraciones por necesidades, pero siempre libre de todo peligro, gloriosa y bendita Virgen.
Oración
Señor Jesucristo, a quien has dado por tu madre, siempre dispuesto a ayudarnos, a tu propia Madre María, por quien veneramos la imagen milagrosa, hacemos eso, implorando asiduamente su ayuda materna, nos merecemos disfrutar para siempre el fruto de tu redención . Tú eres Dios, y vives y reinas con Dios el Padre, en la unidad del Espíritu Santo, para todas las edades y edades.